Wednesday, February 10, 2010

Por qué leo

Hace poco recibí este texto de una querida amiga letrera. La primera vez que lo leí, no lo podía creer. No tenía ni idea de quién era ese autor, pero me había leído a mí misma en sus palabras. Esas son las maravillas de la literatura, cómo nos conecta con completos desconocidos, los acerca y los hace parte de nosotros. Aquí se los dejo, que lo disfruten.

LEER PARA ESTAR VIVO

Leo los libros, el tacto de las manos, el silencio de las ranas, el sueño de los bebés y los ojos de todo lo que grita, ríe, llora o guarda compostura. Tengo buen cuidado de leer la letra pequeña de los compromisos, la segunda intención de los discursos, y el tono en que se hacen las promesas.

Leo porque no sé de otro camino para comunicarme con los muertos y los seres imaginados, para ser alumno de Sócrates o amigo de Huckleberry. Leo para escuchar voces, poner luz a las sombras y dar sentido al insomnio. Leo por saciar la curiosidad, deshacer las dudas y encontrar el apoyo que aliente la esperanza.

Leo por añadir asombro al asombro, por discutir, negar o aceptar filosofías que pretenden ordenar el caos. Leo para agradecer un verso, compartir un recuerdo, entretener las esperas, aliviar el ánimo, combatir el tedio.

Leo para saber hasta dónde puede trepar el bueno de Pedro por la mata de habichuelas, o cuál será el comportamiento del pato cuando tenga complejo de cisne.

Leo en libertad y si me pierdo en el bosque, es cosa mía.

Juan Farias

3 comments:

mc said...

Me encanta como termina el texto: "si me pierdo en el bosque, es cosa mia".
Yo leo porque me gusta que me cuenten cuentos.
Y eso me recuerda que tengo que retomar a La Catedral del Mar, pobrecito, abandonadisimo alli en la mesa de noche.
Abrazos!

Vane said...

Gracias, MC!
Disfruté muchísimo La Catedral del Mar.
Un fuerte abrazo.

Keyla said...

Despues de leer esto provoca salir corriendo y agarrar un libro y leer ...