Wednesday, June 30, 2010

Celebración y Autodescubrimiento en LVM

Para el grupo fotográfico "La vuelta al mundo" así como para mi familia -aunque por motivos diferentes-, el mes de junio es un mes especial. Mes de cumpleaños y celebración, de alegría y de festejos.

En una entrada posterior les contaré sobre los 7 añitos de mi pequeña S. (que por cierto, como casi todos los años, resultaron en unas fiestas patronales de las que aún no me termino de recuperar).

También en junio, se cumplieron dos años de "La vuelta al mundo". Aunque lo venía seguiendo como espectadora desde el año pasado, apenas empecé a participar en febrero. Estos cinco meses han sido súper divertidos, reveladores, y, sobretodo, terapéuticos. Por "La vuelta al mundo" llegué a "L´Atelier" y también a muchos blogs hermosísimos que desearía tener tiempo de visitar con más frecuencia y que se han convertido en una verdadera red de aprendizaje y soporte.

Esa idea de Jackie que vio la luz por primera vez hace 24 meses ha sin duda sobrepasado los límites de la expectación. Hoy en día, el número de participantes supera los 1000 y cada mes se suman más y más personas. Pero quizás sean las cifras lo menos trascendente de esta maravillosa empresa. Es la cadena de fraternidad , compañerismo y solidaridad lo que abraza a cualquier nuevo participante y le invita a involucrarse cada vez más en el proyecto.

Así que era justo y necesario dedicar parte del mes a celebrar el primer par de lustros de este grupo que para muchos se ha convertido en escuela y para otros casi en un segundo hogar. Nuestro mural se llenó de tortas, ponquecitos, velas y globos, y nos unimos alrededor de todo el planeta para entonar el "Cumpleaños feliz" para nuestro grupo favorito de Flickr. Como siempre, la originalidad, la creatividad y la alta calidad de cada uno de los participantes, se puso al descubierto.

Éste fue mi pequeño regalo para "La vuelta al mundo":


Pasada la semana de la celebración, el tema para el resto del mes resultó para muchos un reto, para otros, deleite y para un montón de "vueltamunderos" (me incluyo en este último grupo), un verdadero dolor de cabeza. Era necesario ponerle rostro a nuestros compañeros de juerga, así que el tema fue "Autorretratos".

Analfabeta en la materia, a mí jamás se me había ocurrido otra cosa que estirar bastante el brazo para lograr una foto donde yo apareciera si no había nadie por ahí a quien pedirle que la tomara. ¿Cómo para qué aprender a usar el disparador automático de mi cámara, que no fuera para aparecer en los retratos familiares? Y ¿con qué intención rescatar del garage el trípode de mi papá que nunca había tenido otro uso que el de recoger polvo? Empezaba mal, como pueden ver.


Logré robarme dos mañanas del mes para dedicarme a mis sesiones de "Selfies". Les confieso que al principio me sentía fea, rara, tonta, y ni hablar de súper rígida ante la cámara. Pero luego me empecé a dar cuenta del maravilloso ejercicio que tenía en mis manos. Tenía una modelo dispuesta a lo que fuera y de ánimo incansable con la que además no sentía la pena del aprendiz. Tenía unas horas para mí sola, para explorar, probar, mover, cambiar de pose, fondos y vestuario. Tenía un ambiente contenido (no, aún no me atrevo a los autorretratos en exteriores) donde yo controlaba casi todos los elementos (a excepción de las nubecillas que de vez en cuando me tapaban la entrada de luz por mi ventana). Y tenía el mágico y maravilloso botoncito de "delete" para luego borrar todo lo que simplemente no me gustara.

¿El resultado? En primer lugar, experiencia. De todos los ejercicios fotográficos que he emprendido en estos  meses interesada en aprender algo de fotografía, creo que fue en las sesiones de "selfies" donde más he aprendido sobre luz y color. En segundo lugar, un maravilloso ejercicio de descubrimiento y de autoaceptación por el que siempre estaré agradecida, siempre con la tendencia a esconderme del otro lado del lente. En tercer lugar, la oportunidad de jugar con mi cámara. Explorar sus funciones, entrar en pánico al moverle cosas que no debía y luego devolverla a como debía haber estado, entrar en confianza con ella. Aprendizaje sensorial para el futuro, puro y simple, como cuando aprendemos a montar bicicleta, eso fue este mes para mí.

Como siempre, si quieren darse banquete con fotográf@s/modelos maravillosos, no se pierdan el blog de Jackie. Ahí, sigan la cadena con la que le damos la vuelta al mundo, conozcan a los artistas y celebren con nosotros!!!

12 comments:

Rosa said...

Niña, lo has aprobado con nota, es además muy terapeútico y reconfortante poder hacerte una foto tú misma donde te veas bien, verdad? Es como descubrir que te quieres, a mí me ha dado rabia no tener más tiempo entre las niñas y la rodilla de mi marido pero pienso volver a la carga!

Lyn said...

Pues te han quedado muy bonito, me parecen dificiles los de fondo negro y ropa negra (ains...no me acuerdo el termino fotografico para esos..) por lo de la luz y todo eso, pero a ti te ha quedado super lindos! y la del farolito, creo es mi favorito de las tuyas. Un abrazo

Mar said...

Y lo que nos llegamos a reir, eh?
Ya te lo dije en L'Atelier y repito, me encanta esa foto en clave baja!!! Es buenísima!!! :-)

MARIÍTA said...

Muy bonito el post. Lo has explicado muy bien todo lo que significa la vuelta al mundo y el aprendizaje de cada tema.
Seguramente ya te lo han dicho muchas veces, pero te pareces un montón a la actriz Laura Linney !!

mc said...

Wow Vane, eres bella! :-)
Que bueno verte! Siempre me sorprende ver la cara de una blogger, porque siempre les pongo un rostro imaginado por mi y luego resulta que no tiene nada que ver con la realidad, y es todo un shock pero a la vez es tan divertido! Eso no quiere decir que te haya imaginado fea! No no no, eso no fue lo que quise decir.
En serio estan muy bonitos los autoretratos de fondo negro! Se ven impecables, profesionales.

Desde my ventana said...

Es preciosa la fotografía de tu autorretrato,felicidades,
Bss

Pumuky said...

Me han gustado mucho tus fotos,tanto los autorretratos como la del aniversario,geniales.
Yo tampoco conocia tu blog, pero ahora no lo perdere de vista,gracias por visitar el mio.

Geraldine said...

Qué lindo lo que contás del Atelier! Yo me quedé con ganas de hacerlo! Será la próxima!!
Muy lindo blog!
Cariños

Pio said...

Muy bonitas las fotos, transmite un montón, yo no conseguí, hacerme una de rostro, no conseguía gran cosa jejeje

besos

Susana said...

¡Hola! ¡Qué valiente con los autorretratos! Sales muy muy natural, me encantan...

¡Un besito!

Susana said...

Enhorabuena...salistes estupenda en las fotos!!

M. Lorena said...

Tus fotos de negro me parecen una pasada. Muy buen trabajo.
Te felicito por lo que aprendiste en el taller y por los resultados.
Saludos, Lorena.