Friday, July 2, 2010

Lección de desencanto

Hoy fue uno de esos días en la vida de S. que quedan marcados, aunque en apariencia su cabecita lo olvide. Yo no creo poder olvidarlo. Hoy la vida le dio a mi hija su primera, dura e inevitable, lección de desencanto.

En su campamento de verano entregaron algunos reconocimientos. S. fue nombrada con el máximo galardón de "camper of the week" y el título vino acompañado con la posibilidad de escoger el snack que ella quisiera de la cantina y además, un helado. S. escogió un tubito de M&Ms y lo guardó en el morral para disfrutar de su helado.

Cuando la fui a buscar, me enseñó orgullosa su diploma. Mientras caminábamos, anticipaba el momento de disfrutar su snack. Ya en el carro, vació todo el morral hasta encontrarse con una desagradable sorpresa: su supuesta mejor amiguita del campamento, le había sacado del bolso su tubito sin abrir de M&Ms y lo había intercambiado por uno vacío que había estado comiéndose un rato antes.

Entre asombrada y decepcionada, S. revisaba detenidamente cada una de las cosas de su morral, las sacaba, las guardaba, las volvía a sacar, mientras su carita se oscurecía más y más. "I can´t believe she switched them. I just can´t believe it, mami". Me tocó improvisar una conversación sobre lo que es correcto y lo que no, mientras lo que me provocaba era devolverme a agarrar a la muchachita aquella, guindarla por los pies, hasta que rodara por el piso el consabido tubito.

"Real friends don´t do that, really mami?", fue su pregunta al llegar a la casa. "I guess she is not a real friend", se respondió a sí misma. La vi entrar con la cabecita caída y los ojos tristes, y deseé con todas mis fuerzas que por arte de magia se le borrara ese desencanto. Era la primera vez que se enfrentaba a la malicia y yo no podía hacer nada para protegerla.

6 comments:

mc said...

:-( Ando sin palabras. Pobre S! Yo se que tienen que aprender este tipo de lecciones, es parte de la vida, pero es tan duro presenciar todo.

Mar said...

Ooooohhhh Qué pena más grande!
Es una decepción tremenda cuando un supuesto amigo hace algo que no te esperas.
Espero que tu hija lo olvide pronto.
Un beso ;-)

AleP (Alejandra Click) said...

que desencanto! Pobrecita! Pero ella sí sabe lo que es ser buena amiga y la valorará cuando la tenga!
Es terrible sufrir decepciones de amistad, rompen en corazón como si se tratase de un novio. Te imagino aguantando las ganas de decir algo malo delante de tu hija. Espero hacer como tú: enseñarle lo bueno y lo malo a mis hijos si los llego a tener.

Un abrazo.

Vane said...

Hola Vane!! qué triste lo que has contado sobre tu peque. Imagino cómo debiste sentirte pero fíjate que bien has enseñado a tu hija que sabe distinguir lo que está mal y cómo debe comportarse un amigo. Álegrate de ser su madre y no la de la otra niña...

Desgraciadamente momentos como estos van a tener que atravesarlos, queramos o no, pero también es importante para su crecimiento personal, no sufras que ya verás cómo ella se repone pronto.

Por cierto, tus fotos de LVM me encantan, felicidades!!! Qué autorretratos tan profesionales. Además, eres guapísima!!

besos

De tiendas said...

Seguro que lo supera, la pena es enfrentarse a la realidad de la vida tan pequeña.¡que penita!!

Y aunque no tiene nada que ver con lo que nos cuentas, te quería desear un Feliz 4 de Julio, disfrutalo, aunque el tiempo no os acompañe.

Un beso

Rosa said...

Ayy pobre, se me ha puesto un nudo en la garganta pensando en que algún día me tocará ver esas caritas porque a quién no le han fallado alguna vez? Es aprendizaje de la vida pero qué duro que lo pasen nuestras niñas, que siempre nos parecerán tan puras..