Sunday, July 25, 2010

Esto no es Miami. Descubriendo una gema silente del sur de la Florida


1. Purple guardians, 2. Japanese statue, 3. Sunlight coming through, 4. Straight and yellow, 5. PINK!, 6. Roof detail, 7. Flowers by the lake, 8. Espejo del cielo, 9. The light tunnel

Para muchos, vivir en el Sur de la Florida es vivir en Miami. Ese lugar idiíico de las compras (y el dinero que suponen) inagotables, de los cuerpos perfectos, atléticos y perfectamente bronceados, del mar cristalino y el sonido de los bongós marcando el ritmo de una fiesta incansable. Meca de la cirujía plástica y el bótox, del spanglish, la rumba y el pastiche multicultural, Miami es uno de los destinos turísticos más apetecidos de los Estados Unidos. Bendición o sino, quienes habitamos en el Sur de la Florida sabemos que hay mucho más allá de los neones y la percusión de la Ciudad del Sol...y cuán agradecidos estamos por ello!!!

En mi familia no perdemos oportunidad para hacer turismo local. Siempre nos alegra descubrir tesoros escondidos en nuestra área. Ayer nos dimos el gusto de encontrar uno prácticamente en el patio de la casa. Postergada por meses, la visita al Morikami Museum and Japanese Gardens en Boca Ratón corroboró aquello de "lo bueno se hace esperar". Tímida gema del condado Palm Beach, a poco más de una hora al norte de  Miami, este singular recodo se erige como santuario natural de tranquilidad y paz, que invita al visitante a perderse entre sus tonalidades de verde y dejarse arrullar por sus conciertos naturales.

Debe su nombre a George Sukeji Morikami, un agricultor japonés que llegó a la Florida en la década de 1920 con un pequeño grupo de compatriotas para formar la colonia Yamato. 50 años más tarde, la colonia no había crecido lo que sus fundadores hubieran deseado. Por eso, a sus 80 años, Morikami decidio donar sus tierras al condado con la condición de que fueran utilizadas para preservar la cultura nipona y recordar a los agricultores japoneses de la Florida.

Y así fue. En 1977 abrieron por vez primera las puertas del Morikami Museum and Japanese Gardens como centro sin igual para la preservación y difusión de las artes y cultura nipona en el Sur de la Florida. Además de un museo con más de 7000 piezas permanentes del milenario arte oriental, el visitante puede deleitarse recorriendo los inmaculados jardines, cada uno de los cuales representa diferentes tendencias en la decoración de exteriores de la cultura japonesa en el último milenio (bonsais, túneles naturales y pisos de grava incluidos). También podrá visitar una casa tradicional japonesa para explorar aspectos más íntimos de la cultura, informarse aún más en una biblioteca únicamente decicada al tema y hasta experimentar la importancia del té en esta cultura en un auténtico "tea house".

El centro cultural promueve un sinnúmero de actividades que descubrimos con gusto, admiración y deseo de presenciar. Desde clases de origami y entrenamiento en las artes bonsai, pasando por la celebración del año nuevo, hasta el hermoso festival Bon, llevado a cabo cada verano para honrar la memoria a los ancestros con lámparas flotantes en el lago.

Si el recorrido y el procesamiento de tanta información lo deja hambriento, el visitante podrá degustar exquisitos platillos de la comida típica japonesa (léase SUSHI, yummmmm!!!) a la vista de una paisaje verdaderamente sobrecogedor, y para completar la idea de un viaje trasátlantico al pais asiático sin necesidad de pasaporte, comprar típicos souvenirs en la tiendita del Museo.

Nuestro presupuesto no dio para tanto. Nos dio para un descanso, sentados en un banquito a la orilla del lago a comer almendras rostizadas y escuchar el concierto de crujidos de los bambúes. Muchas, muchas fotos y el ánimo bien dispuesto a volver muy pronto. Y agradecer una vez mas las bondades de vivir en este estado maravilloso que es mucho, pero mucho más que Miami!

8 comments:

mc said...

Vane! Que sitio tan maravilloso! Que calma!
No se si te habia dicho, pero mi hermana vivio por algunos annos al norte de Florida y tuve la suerte de pasear por sitios alejadisimos del "Miami nuestro". El que mas me gusto fueron los manantiales donde van los manaties a pasar el invierno. Mi hermana trabajaba con los manaties, y tuve la oportunidad de nadar con ellos! uff, eso fue mucho mejor que un mall en Miami! :-)

Rosa said...

Jo, no sabes las ganas que tengo de ir! Y el cubano también, seguro que por razones distintas porque tú me estás descubriendo muchas cosas distintas. Pero primero nos toca Cuba.. Unos amigos nuestros irán en mayo (y encima super barato)así que si quieres algo de España me dices!

Nancy said...

Yo quiero, yo quiero!!!! Me has transportado totalmente a ese lugar maravilloso. La próxima vez que vaya de visita tienes que llevarme.

AleP (Alejandra Click) said...

Hermosa descripción Vane! Los jardines japoneses son un relax total, perfectos para la contemplación. Que suerte que tengas uno tan cerca! Y lindas fotos, por cierto. Que rico es tomar fotos, verdad?

YaRe said...

A finales del año 2008 vino a visitarme un turista de Caracas nada usual. No le gusta el mall ni la playa :S ...mi papá!!! por ser este invitado muy especial, me tocó INVESTIGAR el turismo mayamero. Y entre playa y mall encontré este hermoso parque y la casa vizcaya. Gracias a él los conocí sientiéndome una turista en mi propia ciudad. Fue una experiencia maravillosa recorer los jardines junto a mis padres.Es un parque divino ¿Fuiste al rinconcito de meditación? Espectacular!! Vamos juntos un finde, si? Avísanos.
Y gracias por esas fotos amiga!!
Besos

Vane G. said...

Gracias, chicas! Si, realmente un sitio espectacular!!!
MC: Me alegro muchisimo tu comentario, creia que dejarias de pasarte... Los manaties son lo maximo, me imagino la experiencia de nadar con ellos!

Rosa: Porfa, porfa, avisame cuando vengas, me muero por conocerte!!!

Mi negrita: Te llevo cuando vengas.... pronto???

Ale: Pues si que le voy agarrando el gustico a las fotos ;)

Yare: Finalmente fuimos, amiguita, creo que lo primero que oi del Morikami fue por ti. Y si, definitivamente tenemos que ir juntas... Sabes que el 14 de agosto haran el festival del encendido de lamparas en el lago? Nosotros no estaremos, pero me hubiera encantado ir....

Besitos a todas,gracias por visitarme :)

Mar said...

Me encanta como lo has explicado todo, Vane!

Y lo del sushi.... se me hace la boca agua, por favor, es uno de mis platos preferidoooooosssss.

Yo estuve una vez en Miami, y si quieres que te diga la verdad, me quedé muy "desilusionada"... no es nada bonito!!!

MARIÍTA said...

Que bien descrito.
La cultura japonesa en lo que a ornamentación se refiere, siempre me ha fascinado.
Adoro los bambúes y cerezos en flor. Admiro a la gente que pasa horas y horas delante un bonsai cuidándolo y mimándolo.
Debe ser un sitio muy bonito ese.